Facebook Twitter Google +1     Admin

PACTOS DE AULA

20081019233821-electro.gif

 

 

 


 

Debemos determinar lo que sucede con los autores que comparten un salón de clase día a día; del cómo y para qué se inter-relacionan, cómo, y por qué y para qué aprende el uno del otro, cómo y por qué confluyen intereses individuales y colectivos y éste cómo se manifiestan en la cotidianidad de aula, cómo creer a través de la resolución pedagógica del conflicto, del quién soy, cómo y por qué se entra a ser parte de un colectivo, qué ventajas y desventajas trae el asumir la vida en sociedad, en qué consiste el compromiso que se tiene como miembro de una colectividad o cómo ser individual, cómo y para qué se pactan acuerdos colectivamente y cómo la conducta de uno de los miembros del grupo puede afectar la dinámica del mismo.

Teniendo en cuenta las reflexiones anteriores se puede ir entendiendo qué son, cómo y para qué se construyen, cuándo se revisan y quién elabora los acuerdos o pactos de aula.

Luego estos acuerdos o pactos de aula son recogidos en el Manual de Convivencia, donde se plantean las generalidades de la institución y se enmarcan cada uno de los componentes del PEI; se busquen unas estrategias metodológicas de construcción, revisión y evaluación colectiva de estos manuales o pactos de aula que trascienda el aula, la institución y la familia transforma la cultura escolar.

 

EL AULA COMO ESPACIO EN CONSTRUCCION

 Se entiende por aula o salón de clase, el espacio de acción propio de la institución educativa, donde convive un grupo especifico de individuos, se dan relaciones de poder, autoridad, afecto, solidaridad y justicia, se encuentran y enfrentan conocimientos, aprendizajes, pensamientos y culturas; se concretiza el sentido y razón de ser de la escuela, se hace necesario realizar pactos sobre la manera como se va a convivir dentro de la misma; se entiende por pacto el resultado de un proceso de comunicación, se hace para convenir o aceptar ciertas condiciones fundamentales para llevar a cabo un trabajo o un modo de vida.

Los que se relacionan en la institución educativa son todos los miembros de la comunidad educativa (estudiantes, docentes, padres y madres, personal administrativo y servicios generales y todas aquellas personas que tienen algún interés en la institución educativa); se relacionan en todos los espacios de la institución y con la comunidad del entorno.

En el relacionarse y en el pactar para que esas relaciones sean realmente gratificantes  es necesario el respeto a la autonomía, entendida como la capacidad y el derecho, que tiene la comunidad educativa en una escuela y los educandos como grupo social en una aula, para decidir libremente sobre aspectos, acciones, modos de vida y de resolver o prevenir los problemas que afectan su cotidianidad respetando los derechos de los demás grupos que conforman la institución educativa.

 

 

¿POR QUÉ EL PACTO DE AULA?

 Los niños, niñas y jóvenes, como grupo escolar, en la cotidianidad del salón de clase, son diferentes entre sí. Pero los educandos que integran ese grupo especifico, allí  en el aula, comparten algunas características propias de su edad, tienen objetivos y metas similares e integran un grupo con expectativas comunes.

Es en esa cotidianidad en donde se aprende a reconocer al otro con sus derechos y unas responsabilidades ante él mismo y ante los demás iguales alas propias, un espacio pedagógico, didáctico u político en donde se concretan las relaciones sociales, en donde cada día y a cada momento, se está formando ética y políticamente; es en esa cotidianidad donde se pacta sobre cómo tratar el otro y qué pasa cuando se agrede, se aprende a comunicar, a decir en grupo, a cuidarse a sí mismo y al otro, cuidar el entorno y valorar los saberes.

La reflexión sobre como el pacto de aula promueve la democracia en la medida en que su elaboración contribuye al desarrollo de los procesos de participación, análisis y concertación en torno a los asuntos que son comunes y que serán tan fuertes y legítimos, en la medida en que su discusión y análisis son acordados y aceptados por la comunidad educativa.

El pacto de aula desarrolla tres aspectos:

 

·    El pedagógico, a través de las relaciones de poder, justicia, autoridad, solidaridad, tolerancia y autonomía la comunidad se interroga sobre sus relaciones sociales para luego construir o reconstruir y permitir la formación de ciudadanos participativos, críticos, creadores independientes, que puedan participar en igualdad de condiciones y ser libres para decidir.

·   El didáctico, la relación social entre culturas y saberes construye y reconstruye procedimientos, métodos, estrategias y articulan posibilidades en relación con los aprendizajes, el conocimiento y el pensamiento.

·    En el político los pactos de aula permiten el estudio sistemático de lo que ocurre en el aula y en la escuela como una pequeña sociedad; las estructuras de poder y autoridad, las formas de organización en su interior y del como desarrollar estrategias para la toma de decisiones.

 

EL CONFLICTO

  Un conflicto interno es cuando no es fácil tomar una  decisión sobre como proceder; cuando hay dos o más caminos a seguir pero no se sabe por cual ir por que todos ofrecen alternativas distintas.

Un conflicto interpersonal es cuando se presentan situaciones que incomodan ya sea porque no se está dé acuerdo con la manera de pensar, sentir o actuar o porque se presentan malos entendidos.

El conflicto, depende del tipo de relación que se establezca entre los implicados, los hechos que lo generan. La cultura de los implicados y se encuentran conflicto con las personas que conviven diariamente o comparten día a día, trabajamos, estudiamos puesto que en esa convivencia se involucran valores.

Cuando el conflicto se presenta con personas con quienes se mantiene relaciones esporádicas la solución del mismo es más sencillo, como este conflicto es una situación natural de la condición humana vale la pena analizar cómo se presenta, desarrolla y resuelve en el aula, la escuela y la comunidad.

En la escuela no es evadir los conflictos sino encontrar la forma adecuada y productiva para resolverlos de tal modo que a partir de su análisis, desarrollo y solución se den los ambientes propios que faciliten la formación para la convivencia y  la paz.

Los conflictos que se presentan en la escuela están referidos a:

·   Actitudes y comportamientos de los estudiantes con respecto a los fines establecidos por la escuela, a la disciplina, el rendimiento académico, la falta de respeto hacia los mayores y la relación con los compañeros.

·    Actitudes y comportamientos de los directivos docentes y profesores en el ejercicio del poder y la autoridad: arbitrariedad, agresividad, abuso de la autoridad, intransigencia, discriminación y calificaciones.

·    Las diferencias entre iguales: contradicciones entre estudiantes ya sea esta en orden académico, deportivo o cultural y los enfrentamientos entre maestros.

·    Actitudes y comportamiento de los padres de familia, las directivas y del personal administrativo de la institución escolar.

En un estado social de derecho, como el nuestro, en la escuela como espacio donde se esta formando el futuro ciudadano para la democracia y la paz, es necesario que las decisiones que se tomen tengan en cuenta entre otras cosas, procedimientos, normas, derechos fundamentales, responsabilidades y oportunidades de defensa.      

 


 

    

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris